Enriqueta de Inglaterra

Enriqueta-Ana de Inglaterra “Madame”, Duquesa de Orleans, Princesa de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Retrato de Pierre Mignard (1665 – 1670)
Enriqueta-Ana de Inglaterra “Madame”, Duquesa de Orleans, Princesa de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Retrato de Pierre Mignard (1665 – 1670)

Esta entrada tratará sobre una de las figuras más importantes en la vida de Madame de La Fayette, Enriqueta de Inglaterra, a la que le unía una gran amistad y de la cual escribió una biografía.

La princesa Enriqueta nació en Exeter (Inglaterra), el 16 de junio de 1644, poco antes de la definitiva separación de sus padres cuando la guerra civil sacudía el reino de las Islas Británicas y cuando su madre Enriqueta-Maria de Francia, reina de Inglaterra, Escocia e Irlanda huía camino de Francia. Octava y última hija del rey Carlos I Estuardo y de la hermana del rey Luis XIII de Francia, Enriqueta-Maria.

Estuvo a punto de ser desposada por el rey Luis XIV de Francia, aunque se resignó ante la idea de conceder su mano a “Monsieur” Felipe de Francia, duque de Anjou y futuro duque de Orléans, hermano del rey. Su matrimonio que carecía de interés en primera instancia, recobraría gran relieve cuando el hermano mayor de la futura “Madame” Enriqueta, Carlos II Estuardo, volvía a Londres para subir en el trono de sus padres (1660). Por consiguiente, una unión Franco-Británica presentaba una gran ventaja política. Enriqueta en virtud de su posición y a la vista de los sucesos acontecidos, se convirtió en un elemento indispensable dentro del juego diplomático entre las monarquías de Inglaterra y Francia, la princesa fue ofrecida en matrimonio al duque de Orléans, hermano menor de Luis XIV. El 31 de marzo de 1661, por tanto Enriqueta de Inglaterra casaba con Felipe de Francia, “Monsieur”, duque de Orléans.

Escudo de Enriqueta de Inglaterra
Escudo de Enriqueta de Inglaterra

La joven princesa se había convertido en una persona encantadora, dotada de una gran inteligencia y que poseía todas las cualidades que Luis XIV buscaba entre las mujeres, todas las cualidades que echaba en falta en la persona de la reina de Francia, Maria-Teresa de Austria, y que estaba lejos de poseer. De este modo nació una gran complicidad amorosa entre el joven monarca y su hermosa cuñada. Un idilio que fue rápidamente condenado ya que la bella “Madame”, fue destronada por su dama de honor Louise de La Baume-Le Blanc de La Vallière. Siguió teniendo, sin embargo, una gran amistad con Luis XIV hasta su muerte.

Lo que deterioró considerablemente sus relaciones con su esposo, fue el hecho de que Enriqueta se dejó consolar por el hermoso Conde de Guiche, hijo primogénito del mariscal-duque de Gramont que, además, no era sino el favorito de su propio marido. Los celos del duque de Orléans llegaron a tal nivel que obtuvo el alejamiento del conde e hizo infernal la vida a su esposa. De su matrimonio nacieron, aparte de los 5 abortos que sufrió Enriqueta, tres hijos, Maria-Luisa de Orléans (1662-1689) futura esposa del rey Carlos II de España, Ana de Orléans (1669-1728) futura esposa del duque Victor-Amadeo II de Saboya, rey de Sicilia y luego de Cerdeña, y un hijo, Felipe-Carlos de Orléans (1664-1666) que murió a los dos años de vida.

Fachada de la Basílica de Saint-Denis tras su restauración (2012 - 2015)
Fachada de la Basílica de Saint-Denis tras su restauración (2012 – 2015)

Al final de su vida, Enriqueta jugó un importante y relevante papel político entre Francia e Inglaterra. Las relaciones entre los dos países estaban lejos de ser de forma estable positivas y como cabría esperar, fue enviada al lado de su hermano el rey Carlos II de Inglaterra para apaciguar las diferencias y obtener su firma para un tratado de alianza. Su misión al final sería exitosa y supondría el “Tratado de Dover”, firmado en 1670 y el cual no se hizo publico hasta 1830. Este tratado se traduciría en que Carlos II, abandonaría la “Triple Alianza” formada por Inglaterra, Suecia y las Provincias Unidas y apoyaría a Luis XIV en la conquista de esta última. El soberano francés argumentaba los derechos de su esposa, la reina María Teresa, sobre el territorio. En el caso de que la conquista de las Provincias Unidas fuese un éxito, a Inglaterra se le prometió varios puertos rentables en el territorio conquistado. Enriqueta habiendo cumplido con brillantez su misión diplomática, fue recibida con honores por su cuñado Luis XIV, lo que disgustó bastante a su esposo Felipe de Orléans. Pocos meses después, el 29 de junio de 1670, tras violentos dolores abdominales, moriría finalmente, dándole sepultada en la Real Basílica de Saint Denis el 4 de julio.

En torno a la muerte de la princesa muchas fueron las hipótesis sobre su repentino fallecimiento. El veneno fue una de ésas pero nunca se aclaró. Fue un favorito del duque de Orléans, el caballero de Lorena, a quien se adjudicó la autoría del posible envenenamiento pero, éste se hallaba entonces en Italia. A pesar de este detalle, muchos fueron los contemporáneos quienes se mostraron partidarios de esta teoría, incluidos el duque de Saint-Simon y la Princesa Palatina, segunda esposa de “Monsieur”.

Fuentes:

https://lamedicinaylacorte.blogspot.com.es/2013/04/enriqueta-ana-estuardo.html

http://www.hola.com/realeza/casa_inglesa/2016040884958/duquesa-enriqueta-ana/

https://es.wikipedia.org/wiki/Enriqueta_de_Inglaterra

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s