El Clasicismo

Aparece en la recta final del siglo XVII y es un movimiento artístico que afecta a todas las artes y que supone la dictadura de las reglas. En el plano político asegura el poder real. Kierkagaard: el clasicismo es la adecuación perfecta entre el fondo y la forma. Fuera de este marco establecido no hay vida en sociedad.

Clasicismo es sinónimo de sobriedad, imitación de los clásicos y de la naturaleza, la elaboración de reglas compositivas y el arte de agradar (el preciosismo y la galantería de los salones, donde se reúnen les honnetes gens).

Los clásicos para los franceses son sus clásicos, los teóricos franceses del S. XVII. Dice La Fontaine que los clásicos no han dejado a los escritores del S. XVIII sino la gloria de seguirlos.

Se establece todo un código de conducta, unas reglas narrativas de percepción y composición para el escritor. D’Aubignac afirma que no están sometidas a la autoridad, sino que están fundadas en la razón.

La imitación de la naturaleza no quiere decir realismo, sino que más bien representan una naturaleza estilizada, sometida al orden de las reglas.

Fuentes:

Apuntes de las asignaturas de Bachillerato (IES Ramón Arcas Meca de Lorca e Infante Don Juan Manuel de Murcia): Lengua y Literatura I y II

José Mª González-Serna Sánchez, “Introducción a la historia de la literatura”

http://lengua.laguia2000.com/literatura/historia-de-la-literatura